Carta abierta del presidente del CORE de Arica y Parinacota: Emergencia y ayuda social

Por:

Corresponsales El Morrocotudo
22/05/2020

La consigna es una sola, la prioridad hoy es ir en auxilio de las personas de nuestra región que lo está pasando mal. 

La consigna es una sola, la prioridad hoy es ir en auxilio de las personas de nuestra región que lo está pasando mal. Asumimos la presidencia del Consejo Regional en una de las peores crisis sanitarias que ha afectado a nuestra región y al mundo, crisis que ha develado la desigualdad y precariedad en la que nuestra gente se desenvuelve.

Ante esta realidad, más allá de cualquier interés político mezquino y pensando siempre en el interés de la región, el Consejo Regional ha venido priorizando los recursos para una marcada agenda social y sanitaria, y lo seguiremos haciendo, pero hay que decirlo, fuerte y claro, esta es una responsabilidad principal de nuestro gobierno central, los esfuerzos de este Cuerpo Colegiado son limitados, solo administramos el 10% de los recursos públicos regionales, el 90% restante proviene de los ministerios y servicios. Y porque sabemos que ante una crisis sanitaria de esta envergadura las políticas públicas deben ir entregando acompañamiento, asistencia social y económica permanente, no se entiende que esta semana recibamos dos noticias desalentadoras por parte del gobierno central, primero, junto a Los Lagos, fuimos las dos regiones más afectadas con la reducción presupuestaria y por otra parte, nos informan que nuestra región no tendrá recursos adicionales para el Programa “Alimentos para Chile”, que incluye cajas de alimentos para las personas más vulnerables.

Por contrapartida, el CORE se anticipó a la emergencia, siendo una de las primeras regiones del país en proponer y aprobar la adquisición de canastas familiares, mobiliarios y equipamiento sanitario, equipos de protección personal para funcionarios de la salud, atención domiciliaria de adultos mayores, una nueva unidad de PCR, para aumentar el análisis y testeo, ambulancias, ventiladores mecánicos, equipos de rayos, más de 100 camas clínicas para habilitar dos recintos para pacientes intermedios, entre otras. Si a esto sumamos la reconversión del Programa de Empleo de Emergencia, que actualmente beneficia a más de 800 trabajadores, estamos destinando y reorientando recursos para enfrentar la emergencia sanitaria y social, por más del 25% del presupuesto regional.

Porque sabemos que es insuficiente, porque frente a la adversidad debemos estar unidos, porque históricamente hemos alzado la voz frente al centralismo, esta vez no será la excepción, reclamaremos lo que nos corresponde, más protección social para nuestra gente.