"Teletrabajo": Trabajar desde casa en tiempos de coronavirus

Por:

Ada Angélica Rivas
24/03/2020

Ya está aprobado proyecto de ley para que los empleadores no te hablen a las 5 de la mañana.

La ministra del Trabajo, María José Zaldívar, dijo que entre las novedades del proyecto de ley que regula el teletrabajo, está el derecho a la desconexión de al menos 12 horas, lo que será “absolutamente vanguardista respecto a todos los países en Latinoamérica”.

Estoy en una oficina con una pared de libros, que atesoro desde que tengo razón de vivir; al lado una pizarra y al frente la belleza en blanco y negro del poderoso fotógrafo peruano Martín Chambi. La cocina queda a 4 metros y ahí puedo preparar un buen café con panela y sacar algunos frutos secos para acompañar. De fondo escucho música para trabajar con motivación.

Generalmente entro a las 10 de la mañana, y dependiendo de los objetivos propuestos llega la noche y aún continúo con las tareas, pero con descansos necesarios para ver como fluye la vida en el jardín.

Es mi espacio para el teletrabajo, que disfruto porque nadie me interrumpe, puedo concentrarme y producir textos coherentes y digeribles, aunque aún busco un título apoteósico para un lindo proyecto que realizo. Mi empleador actual junto a su equipo, me han dado la oportunidad que desarrolle con libertad este proyecto y mi compromiso es total. Distinta experiencia tuve tiempo atrás, cuando mi empleador me invadía los días feriados y festivos, en los horarios más impensados, y no solo para solicitar temas de la oficina, sino para que le desarrollara temas personales.

Ojalá todos confiaran en quienes están trabajando desde sus espacios personales, pues el tiempo y los resultados de cada individuo son una verdadera radiografía de quién es, entonces ¿para qué andar estresando al personal y jodiéndolo a cada rato?

El lunes se aprobó el proyecto de ley por unanimidad en la Cámara de Diputados, con el apoyo de los distintos sectores políticos, donde se garantizan 12 horas de desconexión, en que el empleador no podrá llamar por teléfono, ni enviar emails, ni enviar instrucciones, ni whatsApp, la idea es que sea un descanso efectivo y evitar los abusos.

Seremos el primer país de Latinoamérica que incluye esta desconexión digital en tiempos del teletrabajo, del coronavis, de mirarse a sí mismo, de buscar un café en la cocina a 4 metros de distancia y mirar el vuelo de un picaflor, porque con el trabajo debiéramos sentir felicidad. No siempre es así, por eso cuando se puede, hay que saborear el momento.